13 enero 2008

This is England

Dirección y guión: Shane Meadows. País: Reino Unido. Año: 2006. Duración: 98 min. Género: Drama. Interpretación: Thomas Turgoose (Shaun), Stephen Graham (Combo), Jo Hartley (Cynth), Joe Gilgun (Woody), Andrew Shim (Milky), Vicky McClure (Lol), Rosamund Hanson (Smell), Andrew Ellis (Gadget), Kieran Hardcastle (Kes), Jack O'Connell (Pukey Nicholls). Producción: Mark Herbert.Música: Ludovico Einaudi. Fotografía: Danny Cohen. Montaje: Chris Wyatt. Dirección artística: Mark Leese.Vestuario: Jo Thompson.

Esperaba enfrentarme a una película tipo I.D. o Hooligans de fascios futboleros, maleantes y farrulleros, pero esta película es distinta, es un drama alrededor de la experiencia de un niño con un grupo skin. Siempre que se habla de skin-heads tendemos a confundirlos con nazis o fascistas. Agradezco a Gonza que me sacara de esas erróneas conclusiones, los skin surgieron con la fusión de los rude boys jamaicanos con los mod ingleses, en esta sencilla película podemos ver la diferencia entre ambas definciones.



Shaun (Thomas Turgoose) a sus 12 años es un chico solitario, triste por la muerte de su padre en la guerra de las Malvinas. Un grupo skin le saca de la monótona vida que lleva, le acogen y le dan su amistad. El pequeño grupo de amigos se verá sacudido por la llegada de Combo (Stephen Graham), un skin racista, que cambiará la dinámica del grupo de amigos con consignas nacionalistas.

Esta película deja un sabor de boca amargo, una tristeza embriagadora, no por la historia, que las hay más duras y ya estamos inmunizados, más bien por la espantosa realidad de la misma, por las consignas políticas que arrastran a muchos jóvenes. No es una crítica al movimiento skin, es un llanto por el movimiento racista.

Los actores Thomas Turgoose y Stephen Graham realizan unas interpretaciones impresionantes y eso contribuye a aumentar la calidad de la obra, que ya se ha llevado unos cuantos premios de festivales independientes. Es Thomas el culpable de que nos perdamos en la pantalla, buceando en esta vibrante narrativa, sin desperdicio, que acompañada con una música correctísima hacen de esta película algo digno de ver.

La visión del movimiento skin que nos muestran es la de un movimiento inculto, soez y arrollador vista a través de los tristes ojos de Shaun, el niño-hombre perdido en el rídiculo mundo de los adultos.

El resultado final, bajo el marco de la Inglaterra de la Tacher, es una película difícil de digerir, áspera y que posiblemente no gustará a todos los públicos, pienso que está dirigida a la gente con inquietudes sociales, críticas y ávidas de conocimiento. Incluso siendo pesada me ha gustado, mi amigo Mikel me ha envenenado con su pasión por este tipo de cine y ya no hay cura posible, veanla y discutimos.

4 comentarios:

galko dijo...

I.D. está muy bien. Hooligans me resulta un poco más rollete, la verdad, me pareció más artificial, menos cruda.

Me apunto This is England como must see desde ya mismo.

Ea!

Twister dijo...

Yo en estas cosas hago caso a Mikel, no suele tener malos gustos para las películas, apuntala, en el foro puse donde se podía ver o descargar con alta calidad

IRIAN-HALLSTATT dijo...

Buenas, Twister.

Hará un par de semanas que me llegué al cine a ver esta película. Me gustó mucho, pero creo que más por su dinamismo y vidilla que por su contenido y trasfondo. Me esperaba algo más macarruzo, y aunque no es así, la verdad que la considero bastante ligerita: sobre la línea de la simple historia que narra no ahonda demasiado en aspectos dramáticos, ni psicosociales. Me encanta el retrato que hace de la gente de los barrios obreros ingleses de la época, esos apuntes correctísimos que establece sobre el origen del movimiento skin, y como ridiculiza con un humor sangrante la desviación de este. Pero en cuanto a ese asunto, creo que su mensaje es reduccionista y facilón. “¿Qué es lo que hace que un padre sea un cabrón?”(o algo así), como excusa no está mal, o el hecho de que la cuadrilla de “soldados” de Combo sean lo más triste que ha parido madre, además de medio retrasados todos, pero no se pueden considerar que esas típicas ideas sobre el racismo o el fascismo lanzadas a la ligera vayan a hacer de una película análisis psicosocial alguno. Creo que la película, al estar cerrada sobre el reducido grupo de personas que presenta y sus vivencias, no puede permitirse observación alguna sobre las causas del extravío de los skin; causas que hay que buscar en un contexto social más amplio. Quizá por ello, para respaldar ese supuesto análisis se acuda a esa retahíla de imágenes que nos intentan pintar una estampa de la Inglaterra de la época y sus avatares históricos, pero el paso de estas al micromundo de los protagonistas es algo indigesto.

Aunque no lo parezca, me encantó esta película, jaja.

Twister dijo...

Esa visión que das, del paso de los Rude Boys a los Skin es bastante acertada, ¿como pasan al lado oscuro? Es hasta infantil la forma en que lo hacen, esa forma de engañarlos, o no... el hecho de querer aprovecharse de unos criajos como lo hace Combo es hasta infantil; deberían haber escarbado más en la historia fascista. Saludos