19 mayo 2008

Código 46

Dirección: Michael Winterbottom. País: Reino Unido. Año: 2003. Duración: 92 min. Género: Thriller, ciencia-ficción. Interpretación: Tim Robbins (William), Samantha Morton (María), Om Puri (Backland), Jeanne Balibar (Sylvie), Emil Marwa (Mohan), Nina Fog (Wole), Bruno Lastra (Bikku), Christopher Simpson (Paul), David Fahm (Damian Alekan), Nina Sosanya (Anya). Guión: Frank Cottrell Boyce. Producción: Andrew Eaton. Música: The Free Association. Fotografía: Alwin H. Kuchler y Marcel Zyskind.Montaje: Peter Christelis.Diseño de producción: Mark Tildesley. Dirección artística: Mark Digby y Denis Schnegg. Vestuario: Natalie Ward.

Este fin de semana he vuelto a escaparme a Segovia, y ahora con mi juguetito nuevo puedo ver películas allí, el tiempo incitaba a ello, no hemos visto el sol nada más que un par de horas en tres días, pues con una cervecita, unos canapeses y algo de voluntad me decidí a ver esta película, que alguien me recomendó (pudiera ser Jordi o Juanjo, ya pierdo neuronas). La elección no fue mal del todo, es original y dinámica, pero algo sensiblera.


William (Tim Robins) es enviado a Shangai a investigar un caso de estafa. En este mundo moderno en el que viven el gobierno lo controla todo, y viajar sin autorización se considera delito. En ese viaje William conocerá a María (Samantha Morton), y se enamorará de ella, pero su amor sólo puede durar 24 horas, el tiempo que tiene William para su estancia, más de ese tiempo se considerará una infracción.

Está catalogada como ciencia ficción, pero huelga decir que se queda en la superficie de la ciencia ficción al ser más fachada que argumentación, salvando la coherente actuación de Tim Robins. Cierto es que algunos de sus elementos argumentales están muy conseguidos y aumentan el interés del espectador, sin embargo todo se va diluyendo en una historia demasiado sentimental que nos induce a desear un final cercanísimo.

Intentar centrar la atención en lo que estamos viendo es lo más complicado de esta cinta que induce a divagar en las implicaciones de la fachada política y restrictiva de la sociedad que nos quieren enseñar. Dan demasiada importancia a la filosofía, o mejor a la ciencia onírica, que a la parte social o de investigación que todos esperamos ver cuando nos leemos la psinopsis.

Se deja ver, y una historia que podría ser nuestro futuro, donde nuestro DNI es nuestro ADN, y este es infalsificable, el control total del gobierno se centra en los genes. Veánla y comentamos.

Valoración de Twister: 6.3
Valoración de Filmaffinity: 6.1


7 comentarios:

Alfa79 dijo...

Quizás no sea ciencia ficción el hecho de que "pronto" (o no tan pronto) estaremos visualizados y de forma constante por el "Gran Hermano" Estado.
Creo que las libertades personales están en peligro y "por culpa" de un progreso y una tecnología mal entendidos.
Apuntaremos la peli.
Me alegro que sigas en "cartelera".
Salud. Alfa79

Marchelo dijo...

Hace tiempo que la tengo en DVD y aún no le he echado mano... en tu opinión, ¿mejor o peor que Gattaca? lo digo xq por argumento a priori son parecidas...

Saludos Twister, ¡nos leemos!

Twister dijo...

Pués echale un ojo que se deja ver. Creo que Gattaca es mejor porque no se queda en la superficie, ahonda un poco más y es muy vistosa, Gattaca me gustó mucho más que esta, pero ambas dos son buenas.

Saludos

Jesús Lens dijo...

Winterbotton es un tipo inquieto que hace un cine global, filmando mucho y bien. Hay que seguirle la pista. No dejes la Cartelera

Twister dijo...

No, si no la dejo, solo que tengo que volver a formatear el ordenador y mi colección de películas se frena mucho por eso, no puedo estar conectado más de media hora y no se porque, tengo que reiniciar a cada rato...

pero tengo alguna en el tintero, no os preocupeis.

Gracias a todos.

Anónimo dijo...

Ahí Twister, sigue con ello que está muy bien. Por cierto, me la apunto al igual que Gattaca que veo que habeis hecho alusion a esa peli tambien. Como verás yo no te la recomendé, debió ser Jordi.

Juanjo.

Twister dijo...

Gattaca me pareció más entretenida, también es verdad que el presupuesto de la película es arrollador, ésta es más de andar por casa.