24 octubre 2007

El crimen de cuenca

Título Original: El crimen de Cuenca. Año: 1979. Duración: 92 min. Pais: España. Directora: Pilar Miró. Guión: Salvador Maldonado & Pilar Miró (Idea: Juan Antonio Porto). Música: Antón García Abril. Fotografía: Hans Burmann. Reparto : Amparo Soler Leal, Héctor Alterio, Fernando Rey, Daniel Dicenta, José Manuel Cervino, Mary Carrillo, Assumpta Serna. Productora:
Incine / Jet Films.

Noche del viernes en Segovia con un frio del carajo en casa, más apreciable que el del exterior, con la chimenea encendida en un esfuerzo por calentar un salón abandonado durante semanas hasta que la bendita calefacción haga su trabajo y enrrollados en una mantita nos encontramos con esta película en la televisión, en Versión Española, que nos pusimos a disfrutar con unas cervezas bien frías, para acondicionar nuestra temperatura a la del exterior, no vayan a pensar mal.


En 1913 dos vecinos de Osa de la Vega (Cuenca), Valero Contreras y León Sánchez Gascón, son detenidos por el asesinato de José María Grimaldos López. En su cautiverio son sometidos a todo tipo de vejaciones y torturas para que confiesen lo ocurrido, tienen a la familia, al pueblo y a la justicia en su contra y bajo coacción acaban por confesar y son juzgados en 1918 con la resolución de que han de cumplir 18 años de cárcel.

Lo más duro de esta película es el hecho de que es una historia real, cruda, sofocante, temerosa, pero real. Refleja una realidad innegable, el miedo que tenía la gente a la Guardia Civil era totalmente justificado ya que actuaban por encima del pueblo y narra con crudeza una inquietante situación, si se cree que eres culpable, lo eres, aunque no se tengan pruebas, ya te sacaran la confesión.

Un pueblo donde mandan los de siempre, el juez, el alcalde, el cura y los guardias civiles, todos ellos con sueños de burguesía, de militarismo, justamente retratados, justamente interpretados, magnificamente dirigidos. Mis nociones de historia no son muy fiables, sin embargo esta película creo que retrata fielmente la sociedad rural de la España de inicios del siglo XX, una sociedad sencilla, pobre, subyugada a una forma de vida incomprensible en la actualidad, por su austeridad, sencillez y temerosidad.

Nuestros personajes son victimas de unas salvajes torturas que por la fuerza visual y su veracidad nos embriagan con un sin fin de sensaciones y nos introducen en la historia. Quizás son las torturas y la exclusión social e institucional lo que más nos llama la atención en esta obra, sin embargo yo pienso que es un grito a la amistad entre dos personas que ante toda oposición siguen siendo eso, amigos.

Pilar Miró estuvo acosada por el ejécito de este santo pais por su mala interpretación del intocable cuerpo de la Guardia Civil y esta película estuvo censurada hasta su estreno en 1981, obteniendo buenos resultados de taquilla. Se agradecen películas que nos hagan reflexionar sobre un pasado que haríamos bien en perdonar pero nos equivocaríamos enormente si intentamos olvidarlo, pues con errores judiciales y policiales como este hemos de aprender todos y cada uno de nosotros.

No puedo callarme una parte de la película (siento si caigo en el spoiler): el señor cura recibe una carta de J.M. Grimaldos pidiendole la carta de bautismo para poder casarse y caen en la cuenta de su error, esto lo comenta con el señor juez y ambos intentan pasar página, pues dos inocentes han ido a la cárcel por sus desvaríos... Esta parte me recuerda a eso de a dios rogando pero con el mazo dando, mucha gente, muchos crímenes de la iglesia y los estados siguen sin castigo y tan olvidados que han conseguido la impunidad, malo eso, esta película también refleja esta realidad.

2 comentarios:

filomeno2006 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Twister dijo...

jejeje, si señor grandes peliculas tiene este hombre