08 diciembre 2007

Omagh

Dirección: Pete Travis. Países: Irlanda y Reino Unido. Año: 2004. Duración: 106 min. Género: Drama. Interpretación: Gerard McSorley (Michael Gallagher), Michèle Forbes (Patsy Gallagher), Brenda Fricker (Nuala O'Loan), Stuart Graham (Victor Barker), Peter Balance (Mark Breslin), Pauline Hutton (Sharon Gallagher), Fiona Glascott (Cathy Gallagher), Kathy Kiera Clarke (Elizabeth Gibson), Clare Connor (Caroline Gibson), Gerard Crossan (Hugh), Ian McElhinney (Stanley). Guión: Guy Hibbert y Paul Greengrass. Producción: Ed Guiney y Paul Greengrass. Fotografía: Donal Gilligan. Montaje: Clive Barrett. Dirección artística: David Wilson. Vestuario: Eimer Ní Mhaoldomhanaigh.

"...algunos de nosotros creemos en Dios y ahora, tal vez, algunos no tengamos Dios..."

Esta es la tercera película que veo en relación al terrorismo del IRA, En el nombre del padre y Bloody Sunday son las otras dos, y esta es la primera que aborda el problema desde el punto de vista de las víctimas de la barbarie. No recuerdo la última vez que me emocioné tantísimo con una película, en ésta las lágrimas se me han escapado, tampoco soy capaz de nombrar alguna que refleje una realidad con tanta seriedad y respeto, bravo Pete Travis!



Irlanda estaba de enhorabuena tras el Acuerdo de Paz de Viernes Santo, pero dentro de la banda terrorista del IRA había disidentes que no querían un acuerdo entre Londres y Dublín y planearon un atentado suficientemente atroz para evitar el acuerdo y volver de nuevo al eterno conflicto, esta es la historia de ese atentado, visto por los ojos de Michael Gallagher (Gerard McSorley), un afectado por la bomba en el tranquilo pueblo de Omagh.

Es complicado no hacer juicios subjetivos a la hora de criticar esta película, fiel espejo de la cruenta realidad que representan los atentados terroristas, narrada de manera apolítica y sincera, cercana a un documental. Desvela un hecho histórico que posiblemente se ha querido olvidar, el esfuerzo político por la paz no conoce víctimas.

Han recreado a la perfección una familia modelo que nos resulta muy cercana, compartiremos su dolor cuando ocurre el atentado, ese dolor nos acaricia, nos conmueve y nos punza espoleado por una magistral actuación de Gerard McSorley, su aflicción traspasa la pantalla y nos arropa con tristeza. Pasados los minutos inciales navegamos en torno a la formación de una asociación de víctimas hundidas por el silencio de las autoridades y que buscan culpables desesperadamente, sus pesquisas nos dejaran indignados: "...ya ha habido más de dos mil muertes sin resolver desde el comienzo del conflicto, ¿por qué íbamos a ser nosotros diferentes?..."

Una narrativa realista unida a una cámara amiga, cercana, hacen de esta película de visionado imprescindible para aquellos que sus inquietudes les lleven a enjuiciar las actuaciones políticas o simplemente le choque esta violencia gratuita y amarga, ¿por qué?

Quiero huir de juicios personales para no ensuciar la crítica pero esta película me ha vuelto a tatuar la dolorosa verdad de aquellos que nacimos y vivimos en un pais secuestrado por el terrorismo... mi opinión es que duele perder a un ser querido, pero nunca será lo mismo que éste muera a que a éste lo maten, nunca. Perdonen mi ambigüedad, pero quiero evitar valoraciones subjetivas, acabo. Un adios conmovido.

"...yo creía que esto se había terminado..."

6 comentarios:

Vincent dijo...

Si te interesa el tema del IRA -y no la has visto- te recomiendo Juego de lágrimas, que tiene una primera parte muy buena y además protagonizada por Forest Whitaker.

Twister dijo...

creo que la tengo por casa, la buscaré y te cuento, gracias vincent

Patón dijo...

Crying game. Un peliculón. Ésta también. Sobre todo porque si existe una gradación de atentados, éste fue uno de los más absurdos.

Una gran película, fiel a ese estilo descarnadamente realista del cine británico, que hay que ver la de buenas películas que han hecho del conflicto irlandés.

Twister dijo...

Es verdad Patón que han hecho un porrón de buenas películas de eso, crying game y juego de lágrimas dos para apuntarme. Gracias

Twister dijo...

Hostias que empanada mental! se nota que me acabo de levantar jejeje crying game y juego de lágrimas misma cosa son, ups... sorry!

Patón dijo...

Jajajaja. Bueno, y las de los hijos del padre, y las nueroas de la madre. Lo menos hay dos.